Header Ads

SICARIOS LE EXPLOTAN LOS OJOS A SETEADORA



Los investigadores de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Aibonito armaban un rompecabezas para determinar el móvil y quien o quienes fueron los autores del asesinato de la joven Andrea Giselle (Tita) Rosario, ocurrido en la madrugada de hoy, en un gazebo frente la casa de su abuelo en el sector Las Casitas, en Jardines de Santa Ana. Rosario tenía 27 años de edad y en 2016 había sido acusada por un caso de drogas. El pasado 17 de agosto, estaba con su pareja, Ricardo Cruz López, que tenía 31 años, cuando sicarios le dispararon en el sector La 15, en el poblado El Coco, en Salinas. La joven no quiso declarar sobre el suceso y tras el asesinato de Cruz López, le fue revocada una probatoria, pero rápidamente volvió a la libre comunidad. Como todas las madrugadas, vistiendo una bata blanca, salió de la casa donde vivía con su abuelo y cruzó al gazebo para fumar. El abuelo oyó una detonación entre las 3:30 y las 4:00 de la madrugada. Cuando fue al cuarto vio que su nieta no estaba y pensó que estaba fumando y se volvió a acostar. A las 6:00 de la mañana, el abuelo halló el cadáver con un balazo en la parte trasera de la cabeza al estilo de una ejecución y alertó a las autoridades. El capitán José A. Torres Ruiz, director del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) en Aibonito, señaló que se han recibido distintas informaciones que están siendo evaluadas. Una de ellas apunta a que la joven tenía una nueva pareja, a la que supuestamente ella le informó que estaba embarazada. El individuo le dijo que tenía que abortar y supuestamente ella se negó y él la amenazó de muerte. Será la autopsia la que determine si ciertamente estaba embarazada. Tampoco se descarta que aunque ella no cooperó en la investigación del asesinato de Cruz López, le hubieran dado muerte para evitar que se convirtiera eventualmente en testigo.
DALE CLICK AQUI PARA VER VIDEOS EN NUESTRO INSTAGRAM


loading...

No comments