Header Ads

Su novio la dejó por gorda. Ella se venga poniéndose bien buena


Jennifer Atkin preparaba su boda, el día que siempre soñó se acercaba cada vez más; habían reservado el salón, el vestido elegido era hermoso y las invitaciones estaban en proceso. Nada podía salir mal, nada... excepto un pequeño detalle: el galán se arrepintió. Cuando menos lo pensaba su entonces novio le dijo que ya no la amaba, que ya no se sentía atraído hacia ella por su enorme sobrepeso y que la boda iba a cancelarse. Ella sintió que el mundo se le venía encima, lloró toda una semana; su familia dice que no quería ver a nadie. El día que por fin se animó a salir de casa fue con un firme propósito: quería perder peso. Relata que en todos sus cumpleaños pedía adelgazar mientras soplaba las velitas del pastel. Pero sabía que bajar de peso implicaba mucho más que un deseo. Estaba dispuesta a cambiar sus hábitos alimentarios y entraría a un gimnasio. A sus 24 años Jennifer pesaba la asombrosa cantidad de 110 kilos, comenta que con su ex novio Tom acostumbraba comida chatarra, grandes barras de chocolate y pocos alimentos saludables. Los fines de semana lo que hacían era quedarse en casa viendo películas y comiendo pizza y nachos. La joven confesó: “algo faltaba cuando estaba con Tom, así que él y yo usábamos comida para llenar ese vacío”. Ahora que estaba soltera retomó el control de su vida, comenzó a hacer ejercicio y cambió su dieta, todo lo que quería era vengarse de su novio obteniendo la figura que siempre soñó. Perdió 50 kilos y de ser talla 22 ahora es talla 10. La historia no termina aquí, ahora que Jennifer pesa 130 libras y está más hermosa que nunca se inscribió en Miss Genting Sheffield. Si gana puede ser Miss Inglaterra e incluso Miss Mundo. 7 meses después de romper su compromiso empezó a salir con el primo más odiado por su ex pareja, Chris Wilkinson, ella confesó que en un principio todo fue parte de una venganza, pero con el paso de los meses el amor fue surgiendo, a tal grado que recientemente contrajeron matrimonio. Jennifer comenta que actualmente no desea ningún mal a su ex, pero que de seguro se está dando de golpes en la cabeza por dejarla ir. Esta chica es ahora la inspiración de muchas mujeres que creen que es imposible bajar de peso. Lo más difícil es tomar la decisión de empezar a hacer ejercicio y comer saludablemente, el resto se va dando solo.









No comments